Iniesta, la brújula de España