La Roja tiene suplentes de lujo