Piqué, el central del mundo