Ramos y Piqué: de enemigos íntimos, a centrales hermanados