Iniesta, el espectáculo de La Roja