El penalti a lo Panenka redimió a Ramos