Del Bosque sorprende con la alineación, no con su semblante