Champi Herreros, como una moto