Gales-Bélgica, a la carta