Alemania no tuvo piedad de Grecia y ya está en semifinales