“El Santo” aparece cuando más lo necesitamos