España manejó a Francia cual guiñol