España-Francia, el ataque a análisis