Casillas aparece cuando le necesitamos