Gol psicológico de Grecia en su única ocasión clara