Holanda-Alemania, un lujo para el aficionado