El rebote beneficia a Croacia para escaparse