CR7. nuestro enemigo número 1 para estar en la final