España y Portugal tienen asuntos pendientes