Presión asfixiante de Portugal en la 1ª parte