Cristiano, cabreado con el mundo