Moutinho prueba las estiradas de Cech