Chequia aprovechó un despiste para hacer su golito