Suecia, ¡al palo!