Xabi Alonso, café y a por los portugueses