Bocadillos de chorizo volantes, choques generacionales y mucha música en los primeros días de convivencia de 'Factor X'