La elegancia y locura de Pol con su tema propio vuelve loca a Laura y le quita la silla a Niguelsong