La voz de Nakary divide: un grito para Fernando y algo “precioso y valioso” para Risto