La particular voz rota de David, pese al toque de atención de Montesinos y Laura, arrebata la silla a Cesc