¿Quién dijo que solo cuenta la primera impresión? Risto le da una segunda oportunidad a Cayetana y ella... ¡arrasa!