Sam y Tamy funcionan como novios pero no como grupo: Xavi les niega una silla