Samuel toca el corazón de Laura, que tras jugar con él y despistarle… ¡le da una silla para los directos!