Jacobo: “¡Qué le están entrando a mi abuela!”