La peor pesadilla de Carlota…