Pablo, a Lola: "Tengo tantas ganas de vivir que es imposible que me muera"