Ahora es José quien pide a Teresa que no tire la toalla