Pablo conoce a Lola, una paciente a la que no puede tocar