Mónica quiere ser madre pese a sufrir la conocida como enfermedad de los 'huesos de cristal'