Lola tira las estanterías de la biblioteca para demostrar a Nacho que es capaz de sentir