Ricardinho escapó de un incendio en la casa de su abuela cuando tenía diez años