La deportividad enorgullece a los dos equipos que se vieron las caras en la Copa del Rey