Miguelín lo hizo todo él solito para poner distancias en el marcador (3-1)