El mejor gol de la 4ª jornada: Miguelín, control y vaselina perfecta