Un tremendo zapatazo de Joao Batista pone el primero para los mallorquines (4-1)