Unos gritos del exterior hacen que Sofía se raye y lo pague con Albalá: “Estar así con Alejandro me perjudica”