Sofía y Paz Guerra, madre de Albalá, protagonizan el encuentro más frío de la historia