Arriesgado, pero original y eficaz: César Brandon emociona con la delicada fuerza de la poesía