Emoción pura: Miguel Forteza es todo delicadeza con el violín