La gimnasia rítmica también es cosa de chicos: La técnica de Iván Fernández enamora