Magia con solo cuatro cartas: Daniel consigue el más difícil todavía